miércoles, 11 de noviembre de 2009

No andaba muerto, andaba en el puerto


Ya me contaron que varias personas o animalitos andan diciendo que me mataron y que mi cuerpo apareció metido en un tonel. También que el chispudo encontró mi antifaz tirado y que localizó la bicicleta roja. En fin... de eso tratan los dimes y diretes, pero dejenme contarles la verdadera historia de mi desaparición....

Todo comenzó un jueves por la mañana cuando me junté con unos cuates en el conservatorio de música, estabamos tocando canciones del rock nacional en las afueras del edificio. De repente una chica se acercó a mi y me dijo:

Hola ¿tú eres Tuto verdad?

Si dime ¿en qué puedo ayudarte?

Fíjate que he estado leyendo el blog de Guille & Bruno y me gustan tus clases de guitarra, quisiera saber si me puedes dar unas clases extras es que quiero aprenderme una canción de la Onda Vaselina para cantarsela a mi novio.

De repente sentí un puñetazo en la espalda, era el novio de la chica (tenía cara de salvatrucha) me dijo que la dejara en paz. Doss cuates con los que él estaba, me amarraron con un lazo y me llevaron en una bicicleta. Allá por el parque Colón, me subieron a un pickup que me fue a dejar al puerto de San José y allí me dejaron tirado.

Cuando me di cuenta ya me habían robado la billetera y el celular, recogí un nylon que me serviría como colchón ya que me quedaba a dormir en la playa. La verdad estaba medio asustado ya que no conocía el puerto, pero al ver el mar y la arena me gustó, me quedé picado y decidí quedarme unos días.

Cerca del muelle unos chavos estaban jugando futillo y tenían una guitarra, entonces les dije que si les ganaba me daban la guitarra. Ta weno pero dos contra uno contestaron. ¡Pilas pues! les dije. De puro chiripazo les gané y medio bravos al final me dieron la guitarra. Estaba vieja y desafinada pero algo de sonido se le sacaba.

En la avenida central una señora con un delantal estaba cantando una canción de Leo Dan (toda inspirada la doñita) entonces le dije "Seño, si me regala una mojarra frita le canto una canción de Leo Dan". "Ta weno patojo, pero primero cante". Y empecé pues... ♫

Me hizo recordar cuando era patoja esa era buena música, en cambio ahora los patojos solo punchis, punchis o chunga, chunga son!!!

Me dediqué a tocar guitarra en la esquina y la gente me regalaba fichas :D Y así estuve un montón de días. Al regreso me subí a una Esmeralda y canté como 5 canciones a los pasajeros, el chofer me pedía que cantara de Capaz de la Sierra pero le contesté que no sabía que era.

El que me las debe es el Bruno que se consiguió un antifaz saber ni donde y andaba diciendo "que truenen las cuerdas" ¡medio mudo! por que es "que suenen las cuerdas" y estaba haciéndose pasar por mi. También en la puerta de mi casa pegó un rótulo que dice se busca reemplazo de mapache guitarrista. Ve pues, que condenado!!!

Bruno: Que onda Tuto!!! cómo te va ¿qué tal el puerto?

Tuto: Y vos cómo sabes que andaba en el puerto?

Bruno: Ahhhh :S por ahí...!

1 Habladas:

myrnis dijo...

ehhh!!! Que alegre que ya aparecio! hacia falta! :O)

Publicar un comentario