viernes, 4 de diciembre de 2009

Los chapines preparándose para la Navidad



Ayer fui a visitar a un amigo al hospital, no me pude aguantar las ganas de echar una vuelta por los campos del Roosevelt. Como cada año, han sido inundados de vendedores ofreciendo todo tipo de artículos para enchular la casa.

En lo personal me llamaron la atención las guirnaldas, compré una para mi abuela. Ella es amante de las plantas y en esta época le gusta que su casa tenga un olor fresco. No pude evitar reirme de una doñita la cual regateaba y regateaba a un patojo que le vendiera más baratas las figurillas para su nacimiento. A la par pasaba una señora susurrando a su hija "mientras más los rogás menos le bajan, lo mejor es mostrarse desinteresada, ahi hasta te llaman".

La gente feliz esperando con ansias los tamales y el ponche, ya truenan las calles al sonido de los cuetes y los patojos de vacaciones todo el día pensando en el bendito estreno o en qué les van a regalar.

La verdad ya quiero que sea navidad, le voy a decir a Guille y Bruno que organicemos un convivio...

4 Habladas:

Tigre 007 dijo...

Que sea cierto!

salva dijo...

con abundantes patojas y bebidas espirituosas, jeje.

Saburack Morales dijo...

ps como dicen que se venga la celebracion va..... pero ps la época da par amuchas cosas mas, asi que ya saben mucha echar la mano en lo que se pueda, y aquien se pueda jajaja y desde ia felicidades en estos dias

Emma dijo...

Me encanta la creatividad de los artesanos, hacen todo tipo de adornitos navideños.

Publicar un comentario