lunes, 18 de enero de 2010

Me descongelé

¿Qué onda muchá?, después de tanto tiempo vengo de nuevo por acá. Esperando que en estas primeras semanas del año, todo les esté saliendo de maravilla.

Pero bueno, algo es evidente en estos primeros días del año 2010, y es esta onda fría que azotó el país, perdiendo algunos cultivos, incluso pudimos ver gente abrigada en Izabal -tierra natal de mi madre- y en Chiquimula -tierra de mi padre-, y bueno, yo como me fui de vago por el altiplano, tuve que andar bien abrigado.

Me fui a conocer Xelajú, y su famosa luna, a la cual hasta canción le hicieron, luego me fui a San Marcos y terminé yendo hasta los Cuchumatanes en Huehuetenango, y ahí pues terminé congelado y llegué a grado que ni los dedos podía mover y por eso no podía ni escribir.

La verdad que me da hasta cosa ver como se pudo variar las cosas en el clima, nos quejamos del calor, y demás, pero el frío en exageración es más dañino que un calor normal, este cambio de clima, y esta onda fría me puso a pensar en varias cosas:

Que el calor lo combatís con bañarte con agua fría.
Que el frío tenés que aguantarte y no tenés ni ganas de salir.
No te podés bañar, o no te dan ganas.
Es imposible pretender salir sin arriesgarte a una gripe.
El frío te hace vestirte con diferentes abrigos, y prendas de más.

En esa cosas me puse a pensar, y bueno, la verdad no quiero una frío tan exagerado, como tampoco un calor tan exagerado, pero bueno, no quiero otra vez pasar por esto, porque es feo estar encerrado, y con tanta ropa.

1 Habladas:

Carmen Palmieri dijo...

Totalmente de acuerdo!

Publicar un comentario